Por qué te interesa tener un blog si eres abogado

| Actualizado: 15/09/2015

Por qué te interesa tener un blog si eres abogadoEmpecemos con una verdad muchas veces ignorada. El simple hecho de tener un blog no garantiza que vayas a conseguir sin más tus objetivos. Pero sin duda, es una fantástica plataforma de aceleración profesional si se trabaja con constancia y en clave estratégica.

Y en el ámbito jurídico lo es, por ejemplo, para:

  • Personas que están terminando Derecho (o acaban de finalizar los estudios) y tienen claro que quieren enfocar su carrera hacia el sector privado.
  • Profesionales que trabajan por cuenta ajena (o no) y quieren dar el salto hacia el emprendimiento en el sector jurídico.
  • Abogados con despacho propio o empresarios del sector que quieren seguir haciendo crecer sus proyectos.
  • Empresas de servicios jurídicos que quieren generar valor para promover operaciones societarias con otras.
  • Profesionales que pretenden ser incorporados a una firma de mayor tamaño y prestigio.
  • Corporaciones que buscan atraer talento profesional.

Y cuando me refiero al blog no lo hago de manera aislada y diferenciada a la web corporativa, que a veces son la misma cosa y en todo caso, tienen que progresar de manera coherente hacia los mismos objetivos:

1. Aprender:

Escribir en general ayuda a estructurar conceptos. A refrescar temas estudiados. A desarrollar ideas y a aplicarlos desde un punto de vista actual y práctico. Hacerlo con periodicidad, como en un blog, en mayor medida.

2. Propiciar el networking:

El blog genera contactos. Con otros profesionales y empresas para crear relaciones win-win. Y con potenciales clientes.

3. Mejorar el posicionamiento en buscadores y en redes sociales:

El buen contenido sigue siendo el mejor instrumento para que te encuentren en la inmensidad de Google. Pero también en las redes sociales. Y actualmente no se me ocurre mejor medio que permita la continua publicación de contenidos en Internet que el formato blog.

4. Generar visibilidad:

Ahora ya no es necesario invertir miles de euros en publicidad (con las barreras de entrada que de ello se deduce) ni esperar a que, por ejemplo, un periódico o publicación jurídica divulgue tu trabajo para hacer ver a los demás que existes.

Y con lo anterior no estoy diciendo que publicar en otros medios o la publicidad no puedan ser también efectivas. Que pueden serlo; ya que nos acercan de forma complementaria a otros públicos; nos originan prestigio y retroalimentan nuestros propios canales de comunicación.

Pero el blog se ha convertido en una muy potente herramienta que con escasos recursos económicos, nos permite mostrar nuestra propuesta de valor a millones de personas de todo el mundo. Sin filtros ni intermediarios.

5. Construir marca:

Tanto profesional como corporativa. Efectivamente, ¿quieres que el mercado te identifique como un experto, por ejemplo, en asesoramiento jurídico para startups? Mira lo que hizo Carlos Guerrero.

A su vez se considera que el blog complementa perfectamente (y a veces incluso sustituye) al currículo tradicional en cuanto a que permite construir y transmitir una imagen más amplia y diferenciada del profesional.

¿Para qué?

Todo lo anterior puede traer como consecuencia un incremento de la cartera de clientes, encontrar trabajo, así como una mejora de las condiciones profesionales: aumento de honorarios, selección de clientes o de empleador…

También Internet, y el blog como eje de nuestra estrategia de marketing jurídico digital, permite explorar nuevas áreas de práctica profesional con una inversión mínima: ofrecer expertise en otros ámbitos del ejercicio o hacer prospección de nuevos formatos de venta a la espera de comprobar si el usuario se interesa por la oferta y se convierte en cliente.

Además es una herramienta sin precedentes que posibilita introducirse comercialmente en otras zonas sin necesidad de abrir nuevas sedes.

¿Cuándo empiezas con tu blog?

Comparte...
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn